Cataratas

¿Qué son las cataratas?

La catarata es una afección ocular producida por la opacidad parcial o total del cristalino, la lente natural que permite enfocar los objetos. La pérdida de transparencia del cristalino provoca que la luz se disperse dentro del ojo y no se pueda enfocar en la retina, creando imágenes difusas e impidiendo una visión adecuada.

La mayoría de las cataratas están relacionadas con la edad y se desarrollan de forma gradual. Las imágenes se ven cada vez menos nítidas y a medida que progresa se pierde agudeza visual y aumentan los reflejos luminosos. Otras causas de las cataratas son la radiación UV, los traumatismos o la genética.

Síntomas

Los síntomas de la catarata consisten en una pérdida visual lenta y progresiva que sucede habitualmente durante meses o años. Conforme la catarata se va formando, la visión de lejos se vuelve borrosa. No se distingue bien la cara de otras personas y los colores pierden viveza. Además, el deslumbramiento de la luz del sol o de los focos de los coches por las noches constituyen algunas de más molestias más típicas.

Catarata

Tratamiento

El único tratamiento posible ante la aparición de catarata es la cirugía. El momento de la intervención depende del grado de desarrollo de la catarata, de la agudeza visual que alcanza el paciente y de las necesidades visuales del mismo.

La cirugía de las cataratas es en la actualidad un proceso rápido, indoloro y altamente efectivo. La operación de cataratas consiste en extraer el contenido del cristalino opacificado mediante ultrasonidos y reemplazarlo por una lente intraocular monofocal o multifocal personalizada en cada caso. Esta cirugía permite recuperar una visión normal e incluso mejor que la que se había tenido en mucho tiempo ya que las lentes permiten corregir defectos como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Antiguamente se debía quitar el cristalino envejecido entero para poner a continuación una lente rígida y unos puntos de sutura. Hoy en día, la técnica de la facoemulsificación permite hacer el proceso con una pequeña incisión de 2.7 milímetros, acelerando enormemente la recuperación del paciente. Una variedad de la facoemulsificación es la técnica llamada MICS o cirugía de microincisión, en la que la herida quirúrgica es todavía menor. Los resultados que se obtienen con la intervención de la catarata podemos calificarlos de excelentes siempre que no exista otra patología ocular asociada.

Gracias a estos avances, la estancia hospitalaria es mínima hoy en día. En muchas ocasiones, tras la intervención, el paciente puede volver a su domicilio pero siempre teniendo presente que ha sido sometido a una cirugía mayor y por tanto deberá seguir al pie de la letra las instrucciones de su oftalmólogo.

Avenida de Madrid 155, Zaragoza
976 32 10 80


C/ Cabestany 3 – 1º C, Huesca
974 22 31 47

Cerrar menú