Defectos refractivos

¿Qué son los defectos refractivos?

El ojo humano funciona de manera similar a una cámara de fotos. Así, mediante un sistema de lentes (la córnea y el cristalino), enfoca la luz procedente de los objetos en la retina. Se llama defecto refractivo o ametropía a la alteración ocular que produce que la imagen no se enfoque exactamente en la retina, produciendo visión borrosa que habitualmente puede corregirse interponiendo una lente en la trayectoria de la luz. Los defectos de refracción pueden estar causados por variaciones en la longitud del ojo, la forma de la córnea o la transparencia del cristalino.

 Tipos de defectos refractivos:

  • Miopía: es un defecto en el cual los rayos de luz paralelos convergen en un punto focal situado delante de la retina en lugar de converger en la misma retina. Se debe a que el ojo es demasiado largo o a que la córnea es demasiado curva. La miopía provoca dificultades para enfocar bien los objetos lejanos aunque se suele ver bien de cerca.
  • Hipermetropía: es un defecto en el que los rayos de luz que vienen del infinito e inciden en el ojo humano, convergen detrás de la retina. Se debe a que el ojo es demasiado corto o a que la córnea es demasiado plana. Suele manifestarse por mala visión de cerca, aunque a veces la visión puede ser borrosa tanto de lejos como de cerca.
  • Astigmatismo: es una alteración ocular provocada por una deformación en la curvatura de la córnea. Ésta posee irregularidades que distorsionan la dirección de los rayos luminosos, proyectando en la retina una imagen borrosa. El astigmatismo dificulta la visión en todas las distancias e impide un enfoque claro de los objetos.
Defectos refractivos

Síntomas

  • Miopía: visión borrosa de los objetos más lejanos. Al tener que estar constantemente trabajando para que no se produzca la disminución de la visión, a veces se producen dolores de cabeza y de ojos.
  • Hipermetropía: visión borrosa de los objetos más cercanos. Además, se producen dolores de cabeza y picor de ojos. En ocasiones, también es borrosa la visión lejana.
  • Astigmatismo: visión borrosa, doble o deformada en objetos cercanos y lejanos. Resulta muy difícil apreciar los pequeños detalles.
Lentes

Tratamiento

El tratamiento de los defectos refractivos debe individualizarse en cada caso pero las opciones terapéuticas son la corrección con gafas y lentes de contacto y la cirugía refractiva. Ésta puede realizarse con láser aunque en casos seleccionados existen técnicas quirúrgicas como el implante de lentes intraoculares fáquicas sin quitar el cristalino o bien aspirando el cristalino e implantando una lente intraocular.

 Tratamiento con cirugía refractiva:

  • Láser (técnica Lasik): permite eliminar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo evaporando células corneales. En primer lugar se levanta una fina capa de la córnea con el láser de Femtosegundo y a continuación se actúa con el láser Excimer sobre el lecho corneal, eliminando las células del estroma y moldeando así la curvatura de la córnea.
  • Lentes intraoculares fáquicas (ICL): permiten corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo implantándolas a través de una incisión corneal de 3.2 mm, quedando implantadas entre cristalino e iris sin alterar ninguna estructura intraocular.
  • Cirugía faco-refractiva: permite corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo sustituyendo el cristalino del paciente por un cristalino artificial (lente intraocular) personalizado.

Las diferentes técnicas de cirugía refractiva son altamente seguras y precisas, con una recuperación de la función visual muy rápida. La tasa de complicaciones después de una cirugía refractiva es muy baja. No obstante, después de realizar una cirugía refractiva, son obligatorias una serie de revisiones postoperatorias que permitan garantizar una correcta evolución del proceso.

Avenida de Madrid 155, Zaragoza
976 32 10 80


C/ Cabestany 3 – 1º C, Huesca
974 22 31 47

Cerrar menú