Presbicia

¿Qué es la presbicia?

La presbicia o vista cansada es un defecto ocular que aparece generalmente a partir de los 40 años y que dificulta el enfoque de los objetos a diferentes distancias, especialmente los cercanos. La presbicia es el resultado de la reducción del poder de acomodación del ojo, la capacidad fisiológica que nos permite enfocar un objeto y mantener una imagen nítida a medida que éste se nos aproxima. La acomodación implica un aumento del poder dióptrico del ojo, acercando el punto focal desde la situación lejana hasta uno más próximo como el de lectura.

Se prevé que dentro de menos de 10 años, más de la mitad de los españoles padecerán esta patología, debido al incremento de la esperanza de vida, a las mejores condiciones sanitarias y al progresivo envejecimiento de la población. No es por ello sorprendente que la posibilidad de solucionar la presbicia mediante cirugía se haya convertido en una de las nuevas fronteras de la oftalmología.

Síntomas

Los pacientes notarán la pérdida de acomodación a partir de los 40 años, cuando comiencen a tener dificultades para leer cómodamente y necesiten hacer uso de gafas para ver los objetos de cerca. Por encima de los 40 años, la presbicia se hace cada vez más manifiesta, hasta que la acomodación llega a su máximo hacia los 65 años. Si ya se tiene otra patología ocular como miopía, se deberá utilizar más de unas gafas o bien unas lentes progresivas para poder ver tanto de cerca como de lejos si no se recurre a técnicas quirúrgicas.

Tratamiento

La presbicia se puede tratar con métodos ópticos como gafas monofocales, gafas bifocales, gafas multifocales o progresivas y lentes de contacto. Las lentes de contacto progresivas (también llamadas bifocales o multifocales) permiten a  aquellas personas que tienen más de un defecto refractivo corregirlo con un único par de lentes de contacto.

Además de los métodos ópticos, la presbicia se puede tratar con métodos quirúrgicos aunque ninguno de los métodos propuestos hasta ahora ha sido capaz de restaurar una verdadera acomodación, en el sentido de la capacidad dinámica y continuamente variable para enfocar a todas las distancias. Los métodos quirúrgicos utilizados para corregir la presbicia son los siguientes:

  • Facoemulsificación con lentes bifocales, multifocales y de focal variable. Consiste en intercambiar el cristalino por una lente intraocular. Gracias a ella se consigue una correcta visión y se elimina quirúrgicamente la vista cansada. Este método es utilizado también para tratar las cataratas.
  • Técnica Lasik con láser Excimer que consigue crear una córnea multifocal. Se aporta la geometría necesaria al cristalino, con una curvatura más acentuada en su centro para que la acomodación sea adecuada. Mediante la técnica Lasik también se puede tratar la presbicia si se obtiene la monovisión, que es un procedimiento que corrige un ojo para la visión a distancia y el otro para la visión cercana.
  • Técnica Intracor realizando una serie de incisiones circulares con láser de Femtosegundo sobre la córnea. Se trazan cinco círculos concéntricos sobre la misma que provocan un ligero abombamiento, haciendo de esta manera que la córnea sea más convergente. La acción de los micropulsos del láser tiene lugar en el interior de la córnea sin provocar ninguna herida superficial, por lo que presenta un excelente postoperatorio.
  • Implantes intracorneales en forma de anillo con multitud de microperforaciones que se implanta dentro de la córnea de un ojo del paciente. Estos implantes pueden ser de tipo refractivo (lente intracorneal) o bien en forma de diafragma sin poder óptico. La intervención se realiza con anestesia tópica (gotas de colirio anestésico) y se asiste con láser.

Avenida de Madrid 155, Zaragoza
976 32 10 80


C/ Cabestany 3 – 1º C, Huesca
974 22 31 47

Cerrar menú